La revolución BIM, BAM, BOOM en la construcción digital

Engineer or Architech hand touching computer tablet interface with building design reality virtual technology at modern office on site. Building automation digital wireless control concept.

La industria de la construcción avanza en su proceso de digitalización y se adentra en un fascinante universo tecnológico gracias a la irrupción de conceptos como BIM, BAM y BOOMEsta visión, lejos de ser un simple acrónimo, representa la vanguardia de la innovación en el mundo de la edificación. 

 

La adopción del Building Information Modeling (BIM) en la industria de la construcción ha supuesto un gran desafío. La resistencia a cambiar un flujo de trabajo tradicional sigue siendo un reto que visibiliza las todavía existentes brechas en la colaboración entre los diversos actores involucrados en un proyecto. ¿Cómo superar este obstáculo y lograr una metodología más colaborativa y eficiente?

 

Acompáñanos en el siguiente artículo para descubrir cómo el enfoque BIM, BAM y BOOM está transformando radicalmente cada etapa de los proyectos constructivos.

BIM, BAM, BOOM. Transformando la construcción desde el diseño hasta la operación

En el núcleo de esta revolución en la construcción se encuentra BIM, concepto sobre el cual ya escribimos en este artículoEsta metodología va más allá de simples planos y diseños e integra información detallada en modelos digitales tridimensionales. Desde la fase inicial hasta la gestión posterior, BIM proporciona una visión integral y precisa de cada aspecto de un proyecto constructivo.

 

Los beneficios que ofrece BIM son extraordinarios: fomenta la colaboración entre equipos, minimiza errores en el diseño, optimiza costes y plazos, y simplifica la gestión del mantenimiento de las edificaciones.

Actualmente, tenemos al alcance herramientas como Revit, ArchiCAD y Navisworks, que resultan esenciales para maximizar estas ventajas. No obstante, para una implementación exitosa, se requiere la capacitación adecuada del personal, la definición de estándares claros y una cultura organizacional que abrace la innovación.

Patrick Macleamy, arquitecto visionario y defensor de la innovación en la construcción, presentó en 2010 el concepto BIM BAM BOOM! como una forma didáctica de explicar la necesidad de nuevas representaciones del Building Information Modeling (BIM). 

El enfoque de Macleamy divide un proyecto en tres etapas sobre las que varía el enfoque de BIM –diseño, construcción y operación– y afirma que por cada dólar invertido en diseño, se invierten 20 en construcción y 60 en operación (considerando 50 años de vida útil). 

Concepto BIM BAM BOOM

Según este modelo, la etapa de diseño, BIM sirve para desarrollar y probar soluciones de ingeniería y presupuestos.

 

Durante la construcción, la transición de ese modelo digital (BIM) a una gestión de la construcción óptima se denomina BAM (Building Assembly Modeling). Esta fase contempla la planificación, la gestión de materiales, la coordinación de proveedores y control de costos y el uso inteligente de los datos generados durante el ciclo de ensamblaje y construcción del edificio.

 

Por último, durante la vida útil de la construcción, el modelo evoluciona a BOOM (Building Operation Optimization Modeling) que supone la integración de tecnologías para optimizar y dar uso a las operaciones y el mantenimiento de edificaciones. La importancia del BOOM es fundamental, pues garantiza la eficiencia operativa, minimiza fallos y maximiza el rendimiento energético de las construcciones.

La combinación de BIM, BAM y BOOM supone así una visión del futuro de la construcción sostenible, y la promoción de proyectos más eficientes, sostenibles y rentables.

La colaboración, clave del éxito de BIM, BAM, BOOM.

A pesar de ser la etapa con menor presupuesto en el ciclo de una promoción y uso de un edificio, la fase de diseño define el proyecto y sus posteriores etapas. ¿No sería crucial invertir colaborativamente en el diseño para definir la solución ideal? 

 

Como afirmamos en nuestro artículo sobre metodología Design and Build, involucrar a los equipos de construcción y operación desde el inicio para definir soluciones beneficiosas reduce el retrabajo y permite definir soluciones óptimas, contemplando visiones multidisciplinarias. Pero el cambio hacia una mentalidad ágil es desafiante. Las empresas están acostumbradas a actuar sin una verdadera colaboración, trabajando en silos sin transferencia de información, pero esto está cambiando. Las empresas empiezan a entender que para maximizar los beneficios, es crucial tomar decisiones de manera colaborativa desde el inicio, buscando soluciones incrementales que abarquen una visión global.

Desafíos y transformaciones en la implementación de BIM

En un mundo conectado y competitivo, adoptar una mentalidad colaborativa es esencial. Para ello, las metodologías ágiles pueden ser grandes aliadas para acelerar este cambio cultural e impulsar el necesario cambio de hábitos.

 

La implementación del BIM junto con una mentalidad ágil no es sólo una transformación técnica, es una revolución cultural en la industria de la construcción. La colaboración desde la etapa de diseño hasta la operación es esencial para optimizar proyectos y maximizar beneficios en un mundo que demanda cambios constantes y eficiencia en cada paso constructivo.