17/10/2023 by Woodea 0 Comments

Construcción industrializada de bajo impacto: Edificio Madreselva

Análisis comparativo.
3 casos en 3 dimensiones: Agua, Residuos y Carbono

En un mundo cada vez más preocupado por la sostenibilidad y el impacto ambiental, la construcción de edificios ecológicamente responsables se ha convertido en una prioridad y el edificio Madreselva es un ejemplo destacado de esta tendencia. Como parte fundamental de nuestra metodología, la madera técnica representa para Woodea un paso decisivo hacia la descarbonización de la construcción y nuestra contribución efectiva a la sostenibilidad.

En este artículo, exploraremos los resultados de un análisis de ciclo de vida (ACV) que compara tres modelos constructivos que identificamos como Madreselva, Woodea y Tradicional. El objetivo de este análisis es evaluar la huella de carbono, el uso de agua y la generación de residuos a lo largo de 50 años de vida útil de este edificio.

Construcción industrializada de bajo impacto a través del edificio Madreselva

El edificio Madreselva es un proyecto residencial de nueva construcción que destaca por su foco en la sostenibilidad. Ubicado en Burjassot, Valencia, se está construyendo durante 2023/2024 y aspira a conseguir una valiosa calificación de 4 hojas en el certificado Verde otorgado por Green Building Council España (GBCE).

Este proyecto, diseñado por el estudio de arquitectura FVAI y promovido por Zubi Cities, se diferencia de la construcción tradicional por una combinación de tres materiales: hormigón para cimientos y basamento y estructura de madera y metálica. A nivel funcional y de diseño, destaca también gracias a sus múltiples zonas comunes y espacios ajardinados interiores tal y como puede apreciarse en el siguiente video.

El propósito central de este análisis es comparar tres sistemas estructurales constructivos (Madreselva, Woodea y Tradicional) en base a tres escenarios que se someten a un Análisis del Ciclo de Vida (ACV) que evalúa su huella de carbono, su consumo de agua y los residuos generados.

Para garantizar una comparación justa la unidad funcional seleccionada es la construcción y el uso de un edificio residencial Build to Rent de 14 viviendas en Burjassot (Valencia) en 5 plantas con certificación Verde de 4 hojas durante 50 años. Los 3 escenarios cuentan con la misma protección contra incendios, aislamiento y consumo energético. La superficie construida es de 1.532 m2, sin contar aparcamiento.

El ACV abarca todas las etapas, desde las materias primas hasta el fin de la vida útil del edificio, incluyendo el transporte y tratamiento de los residuos generados. Esto garantiza una evaluación exhaustiva de los impactos ambientales involucrados en cada escenario.

etapas y alcance del estudio de construcción de edificios con madera
etapas y alcance del estudio de construcción de edificios con madera

El estudio se centra en tres categorías clave de impacto ambiental:

  • Cambio Climático: La construcción y el uso de los edificios representa el 40% de las emisiones de CO2 mundiales. Este análisis evalúa la huella de carbono de todo el ciclo de vida del edificio, incluyendo las absorciones de carbono de la madera. Los resultados se expresan en toneladas de CO2 equivalente (t CO2-eq).
  • Uso de Agua: Solo el sector de la construcción consume el 16% de los recursos de agua en el mundo. En el informe, este indicador aborda el consumo de agua, incluyendo evaporación, transpiración y otros factores. Las unidades de uso de agua se miden en metros cúbicos (m3).
  • Residuos Generados: El volumen de escombros y residuos generados por la construcción es el equivalente a uno de cada tres de esos edificios. En el informe se consideran todos los materiales que salen del sistema analizado, incluyendo residuos de obra y materiales del edificio al final de su vida útil. Los resultados se expresan en toneladas (t).

Análisis comparativo de tres escenarios constructivos

Los tres escenarios constructivos bajo análisis comparten características funcionales comunes, como consumo de energía y disposición de espacios. Sus características funcionales son por tanto las mismas, y las únicas variaciones se producen en los materiales de la estructura, en el dimensionado de la cimentación y ladrillos de hormigón de la fachada.

comparativa 3 escenarios constructivos

Evaluación de resultados

Huella de Carbono en Fase de Producción y Construcción

El edificio Madreselva y el modelo Woodea demuestran de manera rotunda su compromiso con la sostenibilidad al reducir significativamente la huella de carbono en las fases de producción y construcción en comparación con el modelo Tradicional. La crisis climática actual ha elevado la relevancia de esta etapa, ya que la adopción de este sistema constructivo podría implicar una reducción significativa de emisiones.

 

Madreselva reduce la huella de carbono en un asombroso 58% en estas fases, mientras que el escenario Woodea lo supera con una reducción aún mayor del 80%. Estas cifras son del 43% y 59%, respectivamente, en todo el Ciclo de Vida.

 

Estas cifras son notables y muestran claramente el impacto positivo de utilizar madera como material de construcción en lugar de otros materiales tradicionales.

construcción edificios con madera y reducción huella de carbono

Residuos Generados en Obra (t)

Tanto Madreselva como Woodea demuestran su eficiencia al requerir menos materiales en la construcción (~2.700 t vs ~ 4.000 t)., generando así menos residuos en obra. Además, la madera y el acero, utilizados en estos modelos, son altamente reciclables, lo que fomenta la economía circular.

 

Woodea reduce en un 31% los residuos generados  y Madreselva lo hace en un 10%  respecto al modelo Tradicional.

 

Estos resultados subrayan la contribución de construir con madera a la reducción de desechos y al uso responsable de los recursos.

comparativa de residuos generados edificios construidos con madera

Consumo de agua para cada escenario y por fase (m3)

En reducción de consumo de agua, tanto Madreselva como Woodea superan al escenario Tradicional, destacando nuevamente la eficiencia causada por la selección de los materiales de construcción.

 

Woodea y Madreselva reducirían un 36% y 34%, respectivamente, el consumo de agua en esta fase en comparación con el modelo Tradicional, siendo la razón el impacto del mayor uso de hormigón.

 

La elección de materiales y métodos de construcción más sostenibles se traduce en un uso más eficiente del agua, un recurso valioso.

construcción de edificios en madera de bajo impacto

Evaluación de impactos

Impacto en los costes de la construcción industrializada con madera

Aunque inicialmente puede haber un sobrecoste del 10% en los costes directos al optar por estructuras de madera, este sobrecoste se reduce significativamente gracias a reducciones en los plazos de obra y otros factores.

 

El sobrecoste final se sitúa entre el 3% y el 4%, incluyendo reducciones en costes indirectos y márgenes de constructores y promotores.

 

Estos datos sugieren que, a pesar del inicio con un ligero incremento del coste, la elección de la madera como material estructural puede resultar en una inversión rentable a largo plazo.

Impacto de la estructura de madera en el precio de las viviendas

Dado que el coste de construcción representa aproximadamente la mitad del precio de venta final de una vivienda, el sobrecoste de la estructura de madera se traduce en un aumento del precio de venta, que oscila entre un 1,5% y un 2%.

 

Esto se traduce en un aumento de entre 3.000 y 4.000 euros en una vivienda de 200.000 euros.

 

Si bien existe un ligero incremento en el precio, este puede considerarse una inversión razonable en términos de sostenibilidad y beneficios a largo plazo.

Ventajas de construir en madera para la promotora y la sociedad

La elección de la construcción en madera no solo tiene ventajas ambientales, sino que también se alinea con las tendencias actuales en el mercado inmobiliario.

 

La promoción de edificios con estructura de madera puede ser atractiva para los inversores conscientes del cambio climático y la sostenibilidad. Además, promotoras que adoptan enfoques más sostenibles pueden destacar en un mercado competitivo y atraer a una clientela que valora un estilo de vida más ecológico y comunitario.

Conclusiones del análisis 

El análisis de ciclo de vida realizado en el edificio Madreselva arroja datos valiosos sobre los impactos ambientales de diferentes modelos constructivos. A medida que la sociedad busca construir de manera más sostenible, es evidente que la elección de materiales y métodos constructivos desempeña un papel crítico en la reducción de la huella ambiental.

 

El escenario Madreselva se destaca por su enfoque equilibrado en madera y acero, lo que contribuye a una menor huella de carbono en comparación con el escenario Tradicional. 

 

Por otro lado, el escenario Woodea, construido principalmente en madera, muestra un potencial significativo para reducir el impacto ambiental, especialmente en términos de uso de agua y generación de residuos.

 

En resumen, este análisis demuestra que la construcción sostenible es posible y que la elección de materiales y métodos constructivos puede marcar una diferencia significativa en la reducción de los impactos ambientales.

 

El edificio Madreselva, con su enfoque en la madera y la sostenibilidad, representa un paso importante hacia un futuro más ecológico en la construcción de edificios residenciales.

¡Accede al informe completo a través del siguiente enlace!

Construcción Industrializada de Bajo Impacto

Análisis comparativo. 3 casos en 3 dimensiones: Agua, Residuos y Carbono

Informe Construcción industrializada de bajo impacto

26/09/2023 by Woodea 0 Comments

Woodea presenta en The District su último informe: Construcción Industrializada de Bajo Impacto

El salón inmobiliario The District, celebrado en Barcelona entre el 20 y 22 de octubre, ha sido el escenario elegido para la presentación del informe Construcción Industrializada de Bajo Impacto. Un estudio que revela que un edificio con estructura en madera técnica es más rentable y reduce las emisiones de carbono, residuos y consumo de agua.

La construcción industrializada de bajo impacto, a debate en The District

The District ha sido, un año más, el marco en el que Woodea ha presentado las conclusiones de un nuevo estudio que confirma que, pese a la creencia de que construir en madera técnica tiene un sobrecoste, la realidad es que este es compensado sustancialmente por la reducción de plazos, proporcionando grandes ventajas tanto para las promotoras inmobiliarias como para la sociedad.

Se trata de un informe pionero en la industria basado en un análisis comparativo de tres casos concretos enfocados en tres dimensiones cruciales: agua, residuos y carbono. Realizado por el equipo de expertos en impacto de Zubi Group y con los datos respaldados por un completo Análisis del Ciclo de Vida (ACV) –considerado por la Comisión Europea como el marco metodológico óptimo para evaluar los impactos ambientales de los productos-, dicho informe marca un paso significativo hacia la construcción sostenible y ofrece soluciones concretas para una transición efectiva.

Octavi Uyà, CEO de Woodea, acompañado de Pedro Olazabal, Head of Impact de Zubi Group, presentó la comparativa del análisis del Ciclo de Vida del edificio Madreselva y de sus dos variantes: una construcción tradicional realizada con estructura de hormigón y una construcción con estructura de madera técnica. 

El resultado concluye que la construcción en madera técnica, además de ser más rentable por los beneficios que obtienen,  reduce,  durante la construcción, las emisiones de carbono del edificio en un 80%, los residuos en un 31% y el consumo de agua en un 33%.

Uno de los aspectos más destacados del estudio es la demostración de que es posible lograr un consumo mínimo de energía en los edificios, con la mayoría proveniente de fuentes renovables. Esto marca un hito significativo en la reducción de la huella de carbono de la construcción en línea con lo propuesto por la UE. También refuerza la importancia de ir más allá de los informes generales y centrarse en mediciones y diseños reales que permitan comprobar los beneficios de la madera técnica y descubrir las palancas clave para una construcción más sostenible.

Por otro lado, la disponibilidad de agua en la cuenca mediterránea, en un contexto de cambio climático, se convierte en un desafío creciente. El estudio “Construcción industrializada de bajo impacto” aborda este problema, evaluando cómo la construcción en madera técnica puede contribuir a la gestión responsable del agua. Del mismo modo, la construcción en madera técnica también marca la diferencia en cuanto a la reducción de residuos en comparación con otras opciones de construcción. El hormigón, aunque ampliamente utilizado en la construcción, genera importantes emisiones de gases de efecto invernadero y residuos difíciles de reutilizar al final de su vida útil.

 

Woodea propone la madera técnica como una alternativa sostenible y rentable, destacando sus beneficios económicos y ambientales en la industria de la construcción. Ante la idea generalizada de que la construcción en madera técnica supone un sobrecoste respecto al hormigón, el estudio se encarga de destruir esta creencia, demostrando que dicho sobrecoste se ve compensando por la reducción del plazo de ejecución en un 18%, lo que tiene un impacto económico significativo para las promotoras. El mayor desembolso inicial, que asciende al 7% en el presupuesto de ejecución material al optar por la madera técnica como material de construcción, se ve sustancialmente mitigado gracias a la aceleración de los plazos inherente a la construcción en seco, lo que reduce el sobrecoste final del proyecto a un margen del 1,5 al 2%.

Octavi Uyà señalaba:

A medida que el mundo se enfrenta a desafíos ambientales cada vez más urgentes, la industria de la construcción está llamada a liderar la transición hacia prácticas más sostenibles. Woodea asume este desafío con su último estudio, realizado en colaboración con la consultora de impacto Hands-on Impact”.

Construcción Industrializada de Bajo Impacto

Análisis comparativo. 3 casos en 3 dimensiones: Agua, Residuos y Carbono

Woodea en The District

Además de la presentación del informe, The District ha supuesto para Woodea un punto de encuentro con otros profesionales del sector para compartir momentos y crear sinergias. El evento que define la estrategia de futuro del sector inmobiliario internacional, del que hemos sido partners, ha tenido lugar durante tres días en Fira Barcelona – Gran Via. Nuestro stand ha sido el nexo de todos los compañeros que formamos la alianza para la descarbonización de los edificios: Woodea, Zubi Cities, Distrito Natural y Valgreen.

El miércoles 20 de septiembre, Octavi Uyà participó en la mesa “Real Estate Disrupted: Challenges and Opportunities for Developers” junto a Màrius Cuadrat (ADDIENT), Guillermo Guzman Alonso-Allende (Iberdrola Inmobiliaria) y Alejandro Aguirre de Carcer (Brains Real Estate). Una charla sobre el impacto de los retos del sector: preferencias de los consumidores, nuevas tecnologías, evolución de la normativa, incertidumbre económica… Factores que influyen en plazos, costes y rentabilidad. Octavi apuntaba:

Lo que estamos haciendo es digitalizar todo el proceso y, desde el diseño, realizamos lo que se llama “Diseño para Manufactura y Ensamblaje”, por lo que cuando estamos diseñando, estamos ya pensando en cómo se producirá y cómo se ensamblará.

 

En definitiva, The District nos ha permitido seguir dando a conocer nuestro modelo de construcción industrializada y llevarnos un conjunto de experiencias que nos han hecho aprender y crecer como equipo.

Stand de Woodea en The District 2023
Construcción Industrializada de Bajo impacto, el informe de Woodea en The District
Stand de Woodea en The District 2023

20/07/2023 by Woodea 0 Comments

Construir con madera certificada FSC® : Un compromiso con la sostenibilidad

En la industria de la construcción, es fundamental adoptar prácticas que sean respetuosas con el medio ambiente y promuevan la sostenibilidad. Por este motivo, seleccionar materiales de calidad que contribuyan a generar un impacto positivo en el medio ambiente y a la preservación de nuestros recursos naturales es un factor clave en Woodea. 

Apostar por la madera como uno de nuestros principales materiales de construcción es uno de los pilares de nuestra metodología por ello, en este artículo exploraremos los beneficios de construir con madera y por qué elegir madera certificada por Forest Stewardship Council (FSC) es clave para garantizar la sostenibilidad y calidad del proyecto final.

¿Qué es la madera certificada FSC?

Forest Stewardship Council (FSC) es una organización internacional sin ánimo  de lucro que promueve la gestión forestal responsable, ambientalmente adecuada, socialmente beneficiosa y económicamente viable  de los bosques del mundo. 

Los estándares FSC de Gestión Forestal garantizan cero deforestación, protección de la biodiversidad, garantizan los derechos de los trabajadores y el respeto de los intereses de las comunidades locales. 

La madera certificada FSC proviene de bosques que son gestionados de manera responsable y de fuentes controladas, teniendo en cuenta aspectos ambientales, sociales y económicos. Al elegir madera con certificación FSC, estamos reafirmando nuestro compromiso con la sostenibilidad y apoyando la protección de los bosques.

Beneficios de construir con madera certificada FSC

A los múltiples beneficios de construir con madera de los que hemos hablado en posts anteriores de nuestro blog como “Construir rascacielos de madera”, la certificación FSC suma otras ventajas relacionadas con la protección  de los bosques y la garantía y trazabilidad de todo el proceso. Así lo refleja la propia organización en el video “Construir en madera FSC: confortable y muy seguro”:

El incremento previsible de madera con fines constructivos nos exige un compromiso con la disponibilidad del recurso a largo a plazo y  la protección de los bosques, sus ecosistemas y la biodiversidad que albergan,  por lo que asegurar la trazabilidad sostenible es un requisito imprescindible que debemos tener en cuenta.

Podríamos resumir en tres los motivos claves por los que apostar por un material sostenible como la madera certificada FSC:

1. Sostenibilidad ambiental

Como constructora sostenible que somos, en Woodea nos esforzamos por analizar y minimizar nuestro impacto ambiental en cada uno de nuestros proyectos y la madera certificada FSC es una opción que cumple con nuestros valores, ya que proviene de bosques gestionados de manera responsable y de fuentes controladas.

La madera certificada FSC proviene de bosques gestionados de manera responsable y sostenible y de fuentes controladas. Esto implica que se respetan los principios de conservación de la biodiversidad, la protección de los suelos y del agua, y se evita la deforestación indiscriminada. Al elegir la madera certificada FSC, estamos contribuyendo a la preservación de los bosques y reduciendo la huella ambiental. 

2. Mitigación del cambio climático

Los bosques desempeñan un papel crucial en la mitigación del cambio climático, ya que actúan como sumideros de carbono. Al elegir madera certificada FSC en lugar de otros materiales, se promueve la gestión sostenible de los bosques y se garantiza  la regeneración de la cubierta forestal contribuyendo así a la captura de carbono y a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

3. Responsabilidad social y económica

Generar un impacto positivo en las comunidades locales y en la economía es otra de nuestras grandes motivaciones. Al elegir madera certificada FSC, estamos respaldando la gestión responsable de los bosques y fomentando el bienestar de las comunidades que dependen de ellos. La certificación FSC garantiza que se respeten los derechos de los trabajadores forestales y que se promueva un entorno laboral seguro y justo. Eligiendo madera certificada FSC, estamos construyendo un futuro sostenible y contribuyendo al desarrollo económico rural de las regiones donde se encuentran los bosques certificados, ayudando además a los propietarios forestales a seguir gestionando sus bosques de forma responsable.

Conclusión

Al elegir madera certificada FSC aseguramos que nuestras construcciones sean respetuosas con el medio ambiente, al mismo tiempo que,  estamos contribuyendo a la protección y mantenimiento de los bosques y al bienestar de las comunidades locales. Y promovemos la gestión forestal responsable de nuestros bosques y nos convertimos en parte de la solución.

Si te interesa profundizar más sobre la madera certificada FSC, silvicultura, biodiversidad, regeneración y otros aspectos clave de la gestión forestal, te invitamos a que escuches en nuestro Podcast Wood Idea  la charla entre Octavi Uyà, CEO de Woodea, y Gonzalo Anguita, Director ejecutivo FSC y asesor habitual de Woodea.

20/06/2023 by Woodea 0 Comments

Passivhaus: El camino hacia la sostenibilidad y el ahorro energético en la construcción

El concepto de Passivhaus, o casa pasiva, es un enfoque revolucionario en la construcción sostenible centrado en la eficiencia energética y el confort interior.

La propuesta de valor de las viviendas Passivhaus radica en crear espacios altamente eficientes que requieran una mínima cantidad de energía para su funcionamiento, reduciendo así las emisiones de carbono ligadas al uso del edificio.

¿Qué es Passivhaus?

Passivhaus es un estándar de construcción que se enfoca en la eficiencia energética y el confort térmico de los edificios. El término “Passivhaus” proviene del alemán y significa “edificio pasivo”, un concepto desarrollado en la década de 1990 por el ingeniero sueco Bo Adamson y el físico alemán Wolfgang Feist.

Los principios básicos de las casas Passivhaus se centran en minimizar la demanda de energía primaria, optimizar los sistemas activos y la generación de energía y crear un ambiente interior saludable y cómodo para los ocupantes.

A continuación, analizamos los fundamentos clave que promueve el Passivhaus:

Ventilación mecánica controlada: Se utiliza un sistema de ventilación mecánica con recuperación de calor de alta eficiencia para garantizar un suministro continuo de aire fresco y filtrado. Este sistema permite un intercambio eficiente de calor y minimiza las pérdidas de energía asociadas con la ventilación tradicional.

Hermeticidad al aire: Los edificios Passivhaus se construyen de manera hermética para evitar filtraciones de aire no deseadas, contribuyendo a mantener la eficiencia energética y el confort interior. Este efecto hermético se consigue mediante la utilización de materialess paraa ese propósito, como membranas, tableros, selladores, ventanas de alta calidad y una cuidadosa planificación de la envolvente del edificio.

Carpinterías y protección solar: Se maximiza el aprovechamiento de la energía solar pasiva a través del diseño inteligente de la orientación del edificio, la colocación estratégica de ventanas de altas prestaciones térmicas y la incorporación de elementos como aleros y persianas para controlar la radiación solar directa.

Ausencia de puentes térmicos: Los puentes térmicos son áreas de la envolvente donde el aislamiento es deficiente o está interrumpido, lo que puede provocar pérdidas de calor o enfriamiento no deseado. En las construcciones Passivhaus se eliminan o minimizan estos puentes térmicos para garantizar una mayor eficiencia energética y evitar condensacions superficiales o la proliferación de moho.

Passivhaus caracteristicas y beneficios

Beneficios de las construcciones Passivhaus

De los principios fundamentales mencionados en el punto anterior derivan una serie de beneficios de gran valor en términos de eficiencia energética, confort térmico y reducción de emisiones de CO2 como son:

Eficiencia energética: Los edificios Passivhaus están diseñados para minimizar la demanda de energía, lo que significa que requieren menos energía para mantener una temperatura confortable en el interior. Gracias a una excelente envolvente térmica y sistemas de ventilación controlada, los edificios Passivhaus pueden reducir el consumo de energía hasta en un 70% en comparación con los edificios convencionales. Esto no solo tiene un impacto positivo en los costos de energía a largo plazo, sino que también contribuye a la conservación de los recursos naturales.

Confort térmico: Los edificios Passivhaus proporcionan un alto nivel de confort térmico para sus ocupantes. Debido a su excelente aislamiento y la ausencia de corrientes de aire indeseadas, estos edificios mantienen una temperatura constante en todas las estaciones del año. Además, los sistemas de ventilación controlada garantizan un suministro constante de aire fresco y filtrado, lo que contribuye a mantener un ambiente interior saludable e higiénico. Los ocupantes disfrutan de una temperatura equilibrada, sin zonas frías o calurosas, lo que mejora su bienestar y calidad de vida.

Calidad del aire interior: La ventilación controlada en los edificios Passivhaus no solo tiene como objetivo mantener un suministro constante de aire fresco, sino también garantizar una excelente calidad del aire interior. Los sistemas de filtración de aire eliminan partículas contaminantes, polen y alérgenos, lo que resulta beneficioso para personas con problemas respiratorios o alergias. Además, al reducir la infiltración de aire no deseado, se evita la entrada de polvo y contaminantes del exterior. La ventilación continua también evita altas concentraciones de CO2 en el ambiente, lo que beneficia tareas cognoscitivas y mejor la concentración.

Reducción de emisiones de CO2: Puesto que requieren significativamente menos energía para calefacción, refrigeración y ventilación, las construcciones Passivhaus contribuyen a la reducción de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y otros gases de efecto invernadero. Si a ello sumamos fuentes de energía renovable que cubran la demanda energética restante, podemos lograr un impacto aún mayor en la reducción de la huella de carbono del edificio. Esto es especialmente importante para combatir el cambio climático y promover la sostenibilidad medioambiental.

Certificación Passivhaus y su importancia en la calidad y el rendimiento de los edificios.

La certificación Passivhaus es un reconocimiento oficial y prestigioso que se otorga a los edificios que cumplen con los estándares establecidos por el Instituto Passivhaus.

Se trata de una auditoría externa que garantiza que un edificio cumple con los requisitos rigurosos de eficiencia energética, confort térmico y calidad de aire interior establecidos por el estándar Passivhaus y asegura a los propietarios, ocupantes y usuarios de un edificio que este ha sido diseñado y construido cumpliendo con los más altos estándares de calidad. La certificación implica pruebas exhaustivas y rigurosas para verificar el cumplimiento de los criterios establecidos, tanto en fase de diseño cómo en la construcción del mismo, lo que garantiza que el edificio cumple con los estándares de eficiencia energética y confort térmico requeridos.

Por otro lado, el sello Passivhaus implica un análisis y seguimiento detallado del rendimiento energético del edificio que se logra mediante el uso de herramientas y software especializados que evalúan y simulan el comportamiento energético del edificio en diferentes condiciones climáticas. La certificación asegura que el edificio alcanza los niveles de eficiencia energética estipulados y que proporciona un ambiente interior confortable y saludable para los ocupantes.

Los edificios certificados Passivhaus tienen, además, un valor añadido en el mercado inmobiliario. Dado su alto nivel de eficiencia energética y confort, estos edificios suelen ser muy valorados por los compradores o inquilinos conscientes del medio ambiente y que buscan reducir sus costos de energía a largo plazo. La certificación Passivhaus proporciona una garantía objetiva de que el edificio cumple con los estándares más exigentes, lo que puede aumentar su atractivo y valor en el mercado.

La certificación Passivhaus está alineada con los principios de sostenibilidad y respeto al medio ambiente. Al reducir significativamente el consumo de energía y las emisiones de CO2, los edificios certificados Passivhaus contribuyen a la lucha contra el cambio climático y promueven un futuro más sostenible. La certificación respalda el compromiso de la constructora y los propietarios con la sostenibilidad y puede ser un factor decisivo para aquellos que buscan construcciones respetuosas con el medio ambiente.

La certificación Passivhaus no solo aporta confianza a los propietarios y ocupantes, también agrega valor al edificio en el mercado y respalda el compromiso con la sostenibilidad y la reducción de emisiones de CO2.

Edificios Passivhaus en madera

Utilizar madera técnica certificada como material estructural principal en construcciones Passivhaus ofrece una serie de ventajas añadidas que contribuyen tanto a la eficiencia energética como a la sostenibilidad del edificio.

La madera es naturalmente un material más aislante que los tradicionales, convirtiéndose así en una opción ideal para la construcción de edificios Passivhaus. Su estructura y su baja conductividad térmica ayudan a minimizar las pérdidas de calor en invierno y a mantener una temperatura interior estable. Esta característica reduce la dependencia de sistemas de calefacción y refrigeración, lo que se traduce en un menor consumo de energía y costos más bajos a largo plazo.

Se trata, además, de un material renovable y con una huella de carbono significativamente menor en comparación con otros materiales de construcción, como el acero o el hormigón. Su versatilidad y flexibilidad permiten una gran variedad de diseños arquitectónicos en construcciones Passivhaus y su ligereza facilita la construcción y reduce los tiempos de ejecución de la obra.

En definitiva, el uso de la madera es una opción versátil y respetuosa con el medio ambiente que se complementa perfectamente con los principios de Passivhaus.

¿Por qué elegir construcciones Passivhaus en madera?

Las construcciones Passivhaus en madera ofrecen una combinación única de beneficios que ya hemos comentado y que se centran en la eficiencia energética, el confort y la sostenibilidad, pero además de estos beneficios las construcciones Passivhaus en madera también ofrecen ventajas económicas a largo plazo:

Ahorro en costes de energía: Las construcciones Passivhaus en madera están diseñadas para ser altamente eficientes energéticamente. Gracias a su excelente aislamiento térmico, la reducción en la ocurrencia de puentes térmicos y a la ausencia de infiltraciones de aire no deseadas, estos edificios reducen significativamente la demanda de energía para calefacción y refrigeración. Como resultado, los propietarios de construcciones Passivhaus en madera experimentan una drástica disminución en los costos de energía a lo largo de la vida útil del edificio. Este ahorro puede ser especialmente significativo en regiones con condiciones climáticas extremas.

Reducción de costes de mantenimiento: La construcción en madera ofrece ventajas en términos de costos de mantenimiento a largo plazo. La madera de calidad utilizada en las construcciones Passivhaus es resistente y duradera, especialmente cuando se aplican técnicas adecuadas de tratamiento y protección y se elimina cualquier riesgo de condensaciones. La madera bien cuidada puede mantener su integridad estructural durante décadas. Además, debido a su comportamiento higrotérmico, la madera es menos susceptible a problemas como la condensación y la formación de moho, lo que reduce la necesidad de costosas reparaciones o tratamientos.

Valorización de la propiedad: Las construcciones Passivhaus en madera se consideran altamente codiciadas en el mercado inmobiliario debido a su eficiencia energética y a su enfoque sostenible. Estos edificios suelen tener un mayor valor de venta y pueden atraer a compradores conscientes del medio ambiente y que buscan viviendas de bajo consumo energético. Además, dado que las construcciones Passivhaus cumplen con estándares de alta calidad y rendimiento, pueden recibir certificaciones reconocidas que agregan aún más valor a la propiedad.

Cumplimiento de normativas y regulaciones: En muchos lugares, las construcciones Passivhaus en madera cumplen con las normativas y regulaciones de eficiencia energética más estrictas. Esto puede resultar en beneficios económicos, ya que es posible acceder a incentivos fiscales, subsidios o préstamos con tasas de interés preferenciales. Asimismo, cumplir con los estándares de construcción sostenible puede evitar multas o costos adicionales asociados con la adaptación o actualización de la propiedad para cumplir con las regulaciones cambiantes. Por otro lado, múltiples ayuntamientos reconocen las ventajas de construir Pasivhaus otorgando beneficios como un aumento de la edificabilidad de una parcela o reducciones en tasas administrativas. Varias entidades financieras tmbién premian ete tipo de construcción con diferenciales en el interés más bajos en hipotecas.

Como hemos visto a lo largo del post, las construcciones Passivhaus en madera suponen un impacto muy positivo en el medio ambiente pero también en la calidad de vida de las personas que las habitan. A estos beneficios, se suman las importantes ventajas económicas a largo plazo en términos de costes de energía, gastos de mantenimiento, o la valorización de la propiedad y el cumplimiento de las normativas que posicionan a las construcciones Passivhaus en madera en una opción atractiva tanto desde el punto de vista financiero como sostenible.

Si te interesa profundizar más sobre Passivhaus, te invitamos a que escuches en nuestro Podcast Wood Idea la entrevista a Jesús Menéndez, colaborador y asesor habitual de Woodea, Director de Zero Energy Passivhaus, ingeniería internacional especializada en proyectos Passivhaus, certificador y formador Passivhaus.

24/04/2023 by Woodea 0 Comments

La construcción sostenible, más allá de una tendencia: Beneficios y oportunidades para salvar nuestro planeta

En los últimos años, la construcción sostenible ha evolucionado significativamente y se ha convertido en una prioridad para el sector de la construcción para dar respuesta y abordar los desafíos del cambio climático y la necesidad de evolucionar hacia un mundo más sostenible. 

 

La eficiencia energética, el uso de materiales sostenibles, el diseño centrado en el usuario y las certificaciones y normativas son algunas de las tendencias clave que están impulsando la construcción sostenible en la actualidad y de las que hablaremos a continuación.

¿En qué consiste la construcción sostenible?

Entendemos por construcción sostenible la práctica de construir edificios y estructuras de forma que minimicen su impacto ambiental y maximicen la eficiencia energética. Este concepto incluye la elección de materiales de construcción ecológicos, el uso de prácticas de construcción sostenibles, la concepción y el diseño de edificios orientados a maximizar la eficiencia energética y la minimización de los residuos y la huella de carbono de la construcción.

La construcción sostenible también contempla que los edificios sean seguros y saludables para los ocupantes y les confiera una mayor calidad de vida. En este punto es fundamental llevar a cabo una selección de materiales de construcción que no emitan productos químicos tóxicos, un diseño de edificios que proporcione resistencia a los desastres naturales y el uso de sistemas de ventilación e iluminación que promuevan la salud y el bienestar de los ocupantes.

Beneficios de la construcción sostenible

Muchos son los beneficios que se atribuyen a la construcción sostenible, tanto desde el punto de vista del medio ambiente como desde el de los ocupantes de los propios edificios. Entre los más importantes se incluyen la reducción de la huella de carbono y el impacto ambiental tanto en la fase de construcción como en el posterior funcionamiento y fase de operaciones, la limitación del uso de recursos naturales y la mejora de la eficiencia energética. Las últimas tendencias de digitalización avanzada y la aplicación del pensamiento lean en la fase de concepción y construcción de edificios sostenibles también contribuyen a reducir los costos de operación y mantenimiento de los mismos a lo largo del ciclo de vida. 

 

Por otro lado, está demostrado que los edificios construidos de forma sostenible mejoran la calidad de vida de las personas que habitan en ellos al proporcionar ambientes saludables y cómodos, con una mejor calidad del aire, luz natural y una temperatura adecuada y por el propio hecho de utilizar materiales basados en la naturaleza. Esta estrecha conexión ancestral entre el ser humano y la naturaleza es lo que se conoce como biofilia.

 

La construcción sostenible es también una herramienta que facilita el cumplimiento de las nuevas normativas como el Código Técnico de la Edificación CTE y las certificaciones ambientales como LEED o BREEAM, que aumentan el valor y la reputación de las edificaciones y tienen una demanda cada vez mayor por parte de clientes, usuarios e inversores inmobiliarios.

 

En general, podemos decir que la construcción sustentable es una forma de contribuir al desarrollo sostenible, al promover prácticas responsables y respetuosas con el medio ambiente, y al impulsar una economía más verde y eficiente.

Diseño de edificios sostenibles

La fase de diseño es un elemento clave de la construcción. Los edificios categorizados como sostenibles están diseñados a partir de una envolvente muy eficiente para maximizar la eficiencia energética y reducir su huella de carbono, minimizando las necesidades de energía y agua, utilizando materiales basados en la naturaleza o de muy baja huella de carbono y potenciando la ventilación y la iluminación natural.

 

La tecnología más avanzada en digitalización y construcción industrializada juega un importante papel en esta fase de diseño del edificio sostenible contribuyendo a reducir significativamente los residuos y la huella de carbono de la construcción.

Materiales de construcción sostenibles

La elección de materiales supone también un factor crítico cuando hablamos de construcciones que minimicen su impacto ambiental y aporten bienestar a sus habitantes. Esto implica seleccionar materiales y productos que tengan un bajo impacto ambiental durante su producción, transporte, uso y disposición final como, por ejemplo, materiales reciclados o reciclables, materiales obtenidos de fuentes renovables, y materiales que tienen un ciclo de vida más largo y requieren menos mantenimiento, o que puedan tener una segunda vida, desmontándose y volviéndose a montar.

 

Como ejemplos de materiales que cumplen estas premisas y son utilizados actualmente en edificaciones sostenibles encontramos:

  • materiales que absorben y secuestran CO2, como la madera certificada (FSC, PEFC) proveniente de bosques gestionados de manera sostenible
  • materiales reciclados como textiles, la fibra de madera o la  pasta de celulosa (papel de periódico y cartones reciclados)
  • materiales obtenidos de fuentes renovables, como la caña de azúcar, el cáñamo, el bambú o los tableros a base de paja de cereal (trigo, arroz)
  • placas de revestimiento con fibras de celulosa y yeso
  • materiales con alta eficiencia energética y naturales como el corcho, o el fieltro.

Para considerarlos materiales de construcción sostenibles, estos deben garantizar ser seguros y saludables para los ocupantes de los edificios y evitar que se emitan productos químicos tóxicos, como el formaldehído, que pueden afectar la salud y el bienestar de los ocupantes.

Eficiencia energética en la construcción sostenible

Los edificios representan el 40% del consumo energético de la UE y el 36% de las emisiones de gases de efecto invernadero, generadas principalmente durante la construcción, uso, renovación y demolición de los mismos.

 

La eficiencia energética es, pues, un aspecto fundamental en la construcción sostenible y se enfoca en utilizar materiales y técnicas que permitan reducir el consumo energético de los edificios, como el uso de materiales aislantes, la implementación de sistemas de iluminación eficientes, la ventilación natural y la utilización de energías renovables como la solar o la eólica. 

 

Como hemos comentado anteriormente, el diseño de estos edificios promueve el aprovechamiento al máximo de la luz natural y la utilización de sistemas de control automatizados para la gestión energética. A través de estrategias pasivas como la orientación del edificio, la ventilación natural y los elementos de sombreado o asoleamiento según convenga se reduce la necesidad de sistemas mecánicos y se logran edificios más sostenibles y eficientes energéticamente.

Certificaciones de construcción sostenible

Las certificaciones de construcción sostenible son otorgadas por organizaciones independientes que evalúan el desempeño ambiental y la eficiencia energética de los edificios. Además de demostrar el compromiso con la sostenibilidad, estos sellos proporcionan una ventaja competitiva en el mercado inmobiliario y de la construcción, aumentando las posibilidades de venta en hasta un 10%. De ahí la demanda creciente de este tipo de certificaciones por parte de compradores, inversores y usuarios finales.

 

Las certificaciones más conocidas a nivel internacional son LEED (Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental), BREEAM (Building Research Establishment Environmental Assessment Methodology) y WELL, que se centran en la sostenibilidad ambiental, el rendimiento energético y la salud y bienestar de los ocupantes, respectivamente. 

 

A la hora de conceder este tipo de credenciales se evalúan una amplia gama de aspectos, desde la elección de materiales sostenibles, la implementación de sistemas de gestión energética y la monitorización de la calidad del aire interior hasta otro tipo de variables externas a la propia construcción como la cercanía a sistemas de transporte público, movilidad, modificación del terreno natural, absorción de agua del terreno y otros temas relacionados.

Estas certificaciones, además, no sólo se enfocan en edificios nuevos, sino que también pueden aplicarse a edificios existentes que se han renovado o mejorado para cumplir con los estándares de sostenibilidad.

Ejemplos y referentes de proyectos de construcción sostenible

Actualmente existen ya muchos ejemplos de proyectos de construcción sostenible en todo el mundo. Desde edificios comerciales hasta edificios residenciales, estos proyectos están demostrando que la construcción sostenible es posible y rentable: Bosco Verticale, Milán; Torre de Hyperión, y edificios de viviendas más modestos como las 85 viviendas sociales en Cornellá o que alcanzan el sello de CO2 nulo como Entrepatios

 

Desde Woodea apostamos por una construcción eficiente, sostenible y rentable basada en un modelo que se apoya en la digitalización, la industrialización y construcción por componentes, la metodología lean construction para optimizar procesos y la elección de materiales sostenibles como la madera técnica. 

El futuro de la construcción sostenible

Como hemos visto a lo largo de este post, la construcción sostenible no sólo es necesaria para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y proteger el medio ambiente, sino también para mejorar la calidad de vida de las personas proporcionando viviendas más saludables, cómodas y eficientes en el uso de la energía. 

Con la huella de carbono actual de los edificios, y con el presupuesto de carbono del que dispone el sector de la construcción español entre 2021 y 2050 (751 MtC02), sólo se podrían edificar 300.000 viviendas nuevas en ese periodo lo que supone 10.345 viviendas al año, frente a las 160.000 viviendas necesarias, según fuentes del Green Building Council España (GBCe).

Si queremos responder a la demanda actual de vivienda es urgente adoptar un cambio de planteamiento: incorporando prácticas sostenibles en la construcción reducimos la huella ambiental de nuestras ciudades y garantizamos un futuro más sostenible para las generaciones venideras.

Extender la construcción sostenible es un paso crucial para alcanzar un futuro mejor en nuestras ciudades y viviendas, y es una responsabilidad de todos nosotros trabajar juntos para lograrlo.

Atentos a nuestros próximos pasos….

07/02/2023 by Woodea 0 Comments

¿Puede el skyline de Nueva York y de otras grandes ciudades cambiar en los próximos años?

… o cómo el cuento de los tres cerditos podría cambiar para siempre.

Parte 3

Puedes leer la Parte 1 y la Parte 2 de esta cadena de posts sobre construcción industrializada en madera.

“Los rascacielos de vidrio y acero que tanto han contribuido al calentamiento global ya no tienen lugar en nuestra ciudad ni en nuestra Tierra”.

Esta fue la sentencia promulgada por Bill de Blasio, alcalde de Nueva York en julio de 2019, y publicada por el NY Times. Si bien esto no se correspondió con políticas municipales tan agresivas como sus palabras, marca una tendencia mundial al respecto. 

Actualmente ya existe un consenso generalizado sobre los beneficios que genera la construcción de edificios en madera técnica y es por ello que están proliferando en todo el mundo nuevos proyectos con una fuerte impronta medioambiental que se suman a esta nueva manera de pensar, construir y vivir en estos edificios.

Entre los numerosos proyectos que han sido ejecutados recientemente podemos destacar el estudio de arquitectura de Londres, Waugh Thistleton, pionero en utilizar CLT para construir un edificio de varios pisos. Hasta 2009 el CLT solo se había empleado para “casas bonitas y simples de dos pisos” asegura A. Waugh. En cambio, ahora irrumpen con un bloque de apartamentos de nueve pisos con revestimiento gris denominado Murray Grove, el primer proyecto de edificio de viviendas urbanas altas construido completamente con madera maciza prefabricada. Desde los muros de carga y los forjados del piso hasta los núcleos de escaleras y ascensores.

El mismo estudio trabaja en el edificio de viviendas más grande del mundo, Dalston Works

Entregado en 18 meses y completado en 2017, el conjunto de 10 pisos de altura, con sus 121 unidades realizadas completamente en CLT, aborda la doble problemática de la densificación de Londres y el impacto ambiental de las construcciones.

Situado en un sitio abandonado, las diferentes alturas de los techos y la fachada de ladrillos se integran perfectamente con las viviendas vecinas de estilo victoriano y eduardiano.

La eficiencia y el bajo peso del sistema constructivo posibilitó aumentar el número de unidades en un 25%. El bajo peso propio de la estructura de madera de la propuesta de 155.000 m2 permitió un resultado de altura mucho mayor de lo que hubiera sido factible con métodos tradicionales.

Junto a estos dos ejemplos, partiendo del modelo experimental  “tall wood” generosamente compartido como Creative Common por Michael Green y sus propuestas iniciales PMX35 (35 pisos) y adaptaciones posteriores para zona sísmicas PMX 15 (15 pisos) media altura, se han desarrollado en diferentes lugares del mundo ejemplos de cómo ejecutar edificios de baja huella de carbono.

En EEUU y Canadá, cuya limitación y tradición constructiva de edificios de más de 10 pisos condiciona el crecimiento, se está produciendo un cambio normativo que lo impulsa. Mientras, en Europa, donde los edificios alcanzan en su mayoría hasta seis pisos, se están incorporando con mayor fluidez. Como muestra de esto existen proyectos dentro de las iniciativas “verdes” europeas que tienen como objetivo realizar tres prototipos para una total evaluación del modelo y poder replicar los conocimientos.

Los cambios normativos, como los 14 cambios al Código Internacional de la Construcción que aumentan la altura permitida de la construcción con madera maciza a 80 metros, políticas gubernamentales que buscan promover el diseño con madera como el Programa Green Construction Through Wood “GC Wood” que proporciona financiación para proyectos de uso intensivo de madera o que utilizan productos y sistemas de madera innovadores en Canadá, o la iniciativa Wood4Bauhaus en Europa promoviendo como principal arma contra el cambio climático las construcciones en madera, han servido como catalizadores para fomentar la innovación en este campo.

Ejemplos de edificios que ya están cambiando el skyline en todo el mundo

UPM, una empresa de la industria forestal finlandesa, publicó una infografía diseñada para explicar y difundir el importante crecimiento que está experimentando la madera en masa como material de construcción sostenible para edificios en todo el mundo.

Menciona como ventajas competitivas su baja huella de carbono, su durabilidad sísmica, su facilidad de uso y los beneficios de rendimiento con respecto a la seguridad contra incendios y aislamiento acústico como ventajas comparativas principales y presenta una pequeña lista de los edificios de madera en masa más altos y emblemáticos  del mundo.

building-with-wood-infographicfinal

Mjøstårnet

Brumunddal, Noruega, 18 pisos, 58 m. Finalizado en marzo de 2019.

Edificio emblemático,  no solo por la forma en que destaca en la orilla del lago más grande de Noruega, el lago Mjøsa, sino también como símbolo del “cambio verde”. Mjøstårnet demuestra que los edificios altos se pueden construir utilizando recursos y proveedores locales y materiales de madera sostenibles.

Mjøstårnet está ratificado como el edificio de madera más alto del mundo por el Consejo de Edificios Altos y Hábitat Urbano (CTBUH) así como por Guinness World Records. La torre también ha recibido numerosos premios y reconocimientos como los premios de diseño de Nueva York, los premios Norwegian Tech y el premio a la excelencia de CTBUH.

Brock Commons Tallwood House

Campus de Point Gray de la Universidad de British Columbia en Canadá. 18 pisos, 53 mts, finalizado en Julio de 2017

Construido a través de la Iniciativa de demostración de edificios de madera alta (TWBDI) dentro del programa Green Construction Through Wood (GCWood).

Antes de levantar el edificio, se construyó una maqueta de dos pisos de 8 por 12 metros en el sitio para probar las conexiones de madera a madera y la estabilidad de la estructura.

El ensamblaje final del edificio se realizó desde noviembre de 2015 a agosto de 2016. La estructura y la fachada fue completada por un equipo de trabajo de nueve personas en 57 días, a razón de 2 pisos por semana. 

El edificio estaba sujeto al Código de Construcción de Columbia Británica de 2012, que limita los edificios de madera a seis pisos, por lo que se requirió una aprobación especial, así como dos revisiones una estructural y otra sísmica.

Penttilänkulma, Lighthouse Joensuu

Joensuu, Finlandia, 14 pisos, 48 m. Finalizado en 2019.

Con una altura cercana a los 50 metros, el edificio Lighthouse Joensuu en el este de Finlandia es un edificio pionero en el desarrollo de la construcción de rascacielos de madera. 

Construido con productos de madera maciza, el Lighthouse Joensuu de 14 pisos es el edificio de madera de gran altura más alto de Finlandia. Es un excelente ejemplo finlandés de cómo se pueden utilizar productos de madera para construir edificios altos, impresionantes y sostenibles.

Alberga 117 apartamentos para estudiantes y está construido utilizando paneles de madera laminada (LVL) y madera contralaminada (CLT). Se suministraron más de 2000 m3 de madera maciza para su construcción.

La cantidad de carbono secuestrado es igual a las emisiones anuales de dióxido de carbono de alrededor de 700 automóviles.

Completado según lo programado, cada piso de madera maciza tardó menos de dos semanas en construirse. Los paneles llegaron a pie de obra donde se agregaron las instalaciones y las carpinterías en una carpa instalada a tal efecto.

Treet

Bergen Norway. 14 pisos, 49 m. Finalizado en 2016.

Proyecto multifamiliar de 62 apartamentos de entramado de madera a la vanguardia del desarrollo de viviendas para el futuro, con un fuerte enfoque en el consumo de energía, desarrollo sostenible y espacios al aire libre comunes.

Se consideraron diversos sistemas para edificios de madera de gran altura, incluyendo el uso de madera sólida laminada cruzada (CLT) llegando a la conclusión de que la combinación de módulos prefabricados de construcción con una estructura de madera laminada era la mejor manera de llevar a cabo con éxito su visión. La estructura comprende una mezcla de madera laminada cruzada y madera laminada (glulam) con basamento de hormigón armado.

La torre está formada por una estructura de madera laminada de carga y pisos modulares prefabricados hecha en madera de ingeniería utilizando únicamente madera noruega. 

Todas las principales estructuras de soporte de carga son de madera. Además, dos cubiertas interiores así como la cubierta superior están hechos de cemento. 

Los módulos de apartamentos del edificio han sido diseñados para cumplir con el estándar Passivhaus de sostenibilidad y se han construido en una fábrica en Estonia para ser enviados posteriormente a Bergen. A pesar de un costo inicial algo mayor que la de una obra de acero y/o estructura de hormigón, el tiempo de ejecución fue significativamente más corto: cuatro plantas de módulos en sólo tres días.

El edificio utilizó 9.500 metros cúbicos de madera en sus estructuras portantes que evitaron la emisión de alrededor de 18.000 toneladas de CO2. Esto es equivalente a evitar la conducción de 105 millones de kilómetros en un automóvil de gasolina. En general, el edificio evita más de 21.000 toneladas de emisiones de CO2.

25 King St

Brisbane. Australia. 10 pisos 52 m. Finalizado en 2018.

Ubicado en el corazón de Showgrounds, Brisbane, representa un importante  logro en ingeniería de la madera. 

Un sistema simple de 6×8 metros de vigas y columnas laminadas (Glulam) soporta pisos de madera laminada cruzada (CLT) con paredes de núcleo de madera. Los principales servicios están conectados en red en zonas especialmente diseñadas para que cada piso pueda acomodar fácilmente diferentes inquilinos.

Los principios de diseño biofílico guiaron la paleta de madera y materiales naturales del edificio, así como su distribución. Los pisos de las oficinas brillan con la calidez de las columnas de madera, las vigas y el piso. El uso de madera natural, en lugar de hormigón, acero y placas de yeso, conecta mejor a los ocupantes con la naturaleza, fomentando un lugar de trabajo más feliz y saludable. La cuadrícula de columnas de 6×8 crea una escala más íntima en los pisos que hacen que la escala de los pisos resulte más manejable, mejorando la experiencia diaria del espacio.

Pretende expresar la sostenibilidad y la ingeniería, al tiempo que proporcionar un lugar de trabajo creativo y colaborativo que mejore la salud y el bienestar de los ocupantes.

Este proyecto se construyó para demostrar a la industria que se pueden lograr soluciones de desempeño para esta escala de edificios para brindar un desarrollo altamente sostenible que sea bajo en carbono, bajo desperdicio y altamente eficiente en energía.

Además de los ejemplos mostrados en la infografía y los dos (de los muchos) construidos por el estudio Londinense Waugh- Thistleton, no podemos dejar de mencionar al Forté building: un bloque de apartamentos de 10 pisos (32,2 m) considerado el primer edificio en Australia hecho con madera laminada cruzada (CLT). 

La particularidad de este edificio es que los 759 paneles de CLT de abeto europeo (485Tn) cultivado y cosechado en Austria se enviaron a Australia en 25 contenedores, como un mueble de paquete plano, con sus 500 soportes angulares y los 34.550 tornillos necesarios para su montaje.

Tall Wood

Los “tall wood” son edificios de gran altura ejecutados en madera, de más de 14 pisos o 50 metros de altura. Fueron definidos como tal por el Council on Tall Buildings and Urban Habitat (CTBUH) y en los últimos seis años se han construido más de 44 edificios bajo este concepto. Se trata de construcciones emblemáticas entre las que podemos destacar la próxima torre residencial HAUT de 73 metros de Team V Architectuur o los edificios propuestos por Michael Green Architecture y T3 de DLR Group Ho Ho Wien. 

No sólo en América del Norte y Europa se puede ver aplicada esta técnica de construcción de baja huella de carbono utilizando la madera técnica como principal herramienta. El estudio del arquitecto con sede en Alemania, OMT Architects, ha diseñado la torre de madera más alta de África en la ciudad de Zanzíbar, Tanzania, denominada Burj Zanzibar.

Se trata de una torre que se elevará hasta 28 pisos y alcanzará la altura de 96 metros para alojar 266 apartamentos. Esta torre de uso mixto (viviendas con equipamiento recreativo, oficinas y salas de conferencia) pretende utilizar la madera local y la silvicultura responsable para su construcción y transformarse como un polo de atracción para empresas tecnológicas en el Africa Oriental.

Edificio en madera mas alto de africa

Fuente Archdaily Foto OMT arquitectos

Y si avanzamos en el futuro, los verdaderos rascacielos ya están apareciendo. Proyectos que a ojos del presente se ven como experimentales están siendo diseñados actualmente.

Ubicado en Barbican Estate, se convertirá en la segunda torre más alta de Londres después de The Shard y el edificio en madera mas alto del mundo. Pensado para densificar la ciudad de Londres y dar soluciones sostenibles al problema de la vivienda en la ciudad. 

Un  rascacielos de 80 pisos, 300 metros de altura, con 1.000 apartamentos repartidos en 90.000m2, diseñado por investigadores del departamento de Arquitectura de la Universidad de Cambridge junto con arquitectos e ingenieros.

Y para finalizar, ponemos el foco en el año 2041 cuando se preve la finalización del denominado W350 en Tokio, Japón, propiedad del fabricante de productos de madera nipón Sumitomo Forestry que planea construir un rascacielos de madera de 350 metros de altura en el centro de la capital. 

La estructura del edificio de 70 plantas está compuesta por un 90% de madera y en el resto se utilizarán tirantes de acero para mejorar la resistencia al viento y a los terremotos debido a la alta actividad sísmica de la zona.

La torre, cubierta por distintos tipos de plantas que treparán rodeándola, pretende transformarse en un icono verde en la ciudad.

japan-tokyo-wooden-skyscraper-tower

Descubre por qué la construcción en madera es un factor clave dentro del Woodea Production System

18/01/2023 by Woodea 0 Comments

¿Por qué construir rascacielos de madera?

… o cómo el cuento de los tres cerditos condiciona la consolidación de las nuevas tecnologías.

Parte 2

En nuestro anterior post presentábamos el siglo XXI como el siglo de la madera y cómo el cuento de los tres cerditos ha afectado al planeta. A continuación, siguiendo con el símil del popular cuento infantil, vamos a tratar de explicar el efecto que estas historias transmitidas de generación en generación han tenido  en la percepción respecto a la construcción y los edificios.

En el imaginario cultural resultado de la historia, los edificios de madera (y los de paja) son frágiles. El lobo pudo derribarlas con apenas un par de soplidos. En el imaginario popular los cerditos que optan por edificios de madera u otros biomateriales (paja) son poco precavidos y poco trabajadores.

Se puede interpretar de esta idea preliminar que la vida premia solo a aquellos que son muy trabajadores y precavidos con un refugio durable e inalterable para protegerse del lobo.

Conclusión: las personas con éxito tienen casa de ladrillo.

Lobo feroz soplando casa

Si seguimos con la analogía, las casas que nos protegen de las inclemencias y nos dan seguridad (lobo) son de ladrillo.

Pero ha pasado el tiempo y las cosas han cambiado desde esta película de Disney de 1933. El ladrillo dio paso al hierro en el siglo XIX y al acero y al hormigón como material estrella en el siglo XX construyéndose miles de viviendas que albergaron a los cerditos trabajadores y exitosos.

Pero en la medida en que la población mundial aumentó y dejó sus casas en el campo para trabajar en la ciudad surgió la creciente necesidad de transporte para llegar al lugar de trabajo. Y fue entonces cuando apareció un nuevo lobo: la crisis climática, acompañada por una crisis en la cantidad y la calidad de las viviendas.

¿Cómo afrontar esta nueva crisis?

Por un lado, la escasez de vivienda y por otro, el impacto negativo que tienen los métodos clásicos de construcción en el medioambiente. ¿Cómo podemos seguir construyendo sin perjudicar a nuestro planeta?

The Global Alliance for Buildings and Construction (GlobalABC) UN Environment Program estima que la  construcción de casas de ladrillo, hormigón y acero genera hasta un 8% del total de los gases invernadero. El uso y mantenimiento de los propios edificios es responsable, por otro lado, del 47% de las emisiones de carbono.

Y por último, es evidente que un sistema de construcción basado en métodos extractivos de recursos que un día se agotarán es insostenible. El agua y la arena son las materias primas más usadas en el planeta. La crisis del agua la entendemos, pero la de la arena aún no ha llegado al gran público.

Estatus global para edificios y construcciones

Para mirar al futuro con optimismo debemos buscar métodos alternativos que provean vivienda sostenible y asequible y que no afecten, o afecten lo menos posible, al medioambiente.

Es, por tanto, necesario pasar a una industria que reduzca sus emisiones, no solo en la fase de uso, sino también en la fase de producción de materiales y componentes, así como pasar a una industria que no acabe con los recursos naturales, sino que los regenere.

El arquitecto visionario Michael Green, ya en julio de 2013, alertó de este choque de intereses con una imagen muy gráfica.

En una charla TED muy inspiradora para los que vemos la urgente necesidad de construir de otra manera, se cuestiona:

¿Cómo atender a estas demandas con un material que permita construir viviendas sin afectar al medioambiente? Y lo encontró justo enfrente a su ventana, en su casa de Canadá: LA MADERA, o mejor dicho “las maderas” ya que hay infinitas variedades para diferentes usos.

Y  sostiene…

“Para mí como arquitecto la madera es un gran material, el único material con el que puedo construir que crece con la energía del sol.”

Y aporta racionamiento para describirnos por qué la madera no es solo un material excelente para la construcción sino por qué construir con madera resulta beneficioso para el planeta:

“Cuando un árbol crece en el bosque libera oxígeno, absorbe dióxido de carbono y luego, cuando muere, cae al suelo y devuelve el dióxido de carbono a la atmósfera o al suelo. Si se quema en un incendio forestal el carbono igualmente regresa a la atmósfera. Pero si se toma esa madera y se utiliza en una construcción o en una pieza de mobiliario o en ese juguete de madera, con esa increíble capacidad que tiene para almacenar el carbono, nos proporciona una gran retención de este elemento. 

Un metro cúbico de madera almacena una tonelada de dióxido de carbono. Nuestras dos soluciones para proteger el clima son, obviamente, reducir las emisiones y encontrar un sistema almacenamiento del carbono.”

Para solucionar estos dilemas y proponer soluciones existen los pioneros, los que ven un poco más allá, los que hacen prevalecer el interés general sobre el particular.

1 metro cubico de madera contiene 1 tonelada de CO2

“La madera es el único material que utilizo que cumple esas dos funciones. Entendemos que es ético que en la tierra crezca la comida, ahora necesitamos que en este siglo se prescriba que los materiales para construir nuestros hogares crezcan en la tierra.”

Cuando Michael Green habla de “madera” no se refiere a lo que el imaginario popular reconoce como “casitas de madera”. Volviendo a los tres cerditos, no es la casa que nos presenta la película una frágil construcción de madera sino la que  tiene que ver con la “madera técnica”, para muchos, el material del siglo XXI.

La materia prima para hacer edificios en madera

La madera del siglo XXI es un desarrollo tecnológico que denominamos “madera técnica”. No es nuevo, ya que en su forma moderna lleva más de 30 años y la madera laminada es un invento del siglo XIX. Posee muy buenas propiedades mecánicas y físicas, que a igual peso tiene mayor resistencia que el acero y el hormigón, mucho más maleable, con mucha más predictibilidad y mejor resistencia al fuego en caso de ser afectado por el mismo.

Las necesidades, las prioridades y los materiales que hay que aplicar para este nuevo tiempo, son radicalmente diferentes.

Aunque las técnicas de construcción de paja, bambú o incluso tierra se están aplicando en viviendas unifamiliares, para lograr un verdadero impacto en el medioambiente se debe utilizar de manera masiva y preferentemente en entornos urbanos. Es aquí donde en este nuevo escenario el material por excelencia es el CLT, que en sus siglas en inglés significa Cross Laminated Timber.

Para crear este nuevo material tecnológico se apilan tablas, una al lado de la otra en capas y se unen en sus lados cortos por medio de uniones llamadas “fingers” formando láminas pegadas entre sí mediante un adhesivo no tóxico y ecológico. Posteriormente, para lograr mayor resistencia, se prensan hidráulicamente logrando “master panels” que llegan a alcanzar medidas de 3,5m x 16m. Esto es un lienzo en blanco donde el arquitecto puede “pintar” su proyecto.  

Si la lámina superior es perpendicular a la anterior formando una cruz (cross) se denomina CLT y se usa para forjado y paneles estructurales mientras que si están alineadas se conocen como GLT y se utilizan para pilares y vigas.

Por lo tanto, adoptar esta nueva forma de construcción debería ser un imperativo o, mejor dicho, una urgencia para poder paliar los impactos de la crisis climática. 

Se ha demostrado que los edificios ejecutados en madera técnica (mass timber) reducen las emisiones de gases de efecto invernadero, el consumo de combustibles fósiles e incluso, mediante un aprovechamiento sostenible de la madera de procedencia, protegen los bosques y posibilitan el desarrollo de áreas rurales, favoreciendo su repoblación.

CLT-españa-fabricantes

La huella de carbono y su relación con la madera. La nueva variable económica.

“La elaboración de una tonelada de madera para construcción requiere un total de energía 5 veces menor del necesario para fabricar una tonelada de hormigón armado, 24 veces menor que una tonelada de acero y 26 veces menor que la de una tonelada de aluminio.” Fuente: Council C.W (2004) Energy and the Environment in residential construction. Sustainable Building Series No. 1 pp1-16

En este nuevo tiempo aparece lógicamente una nueva variable: las viviendas no solo deben refugiarnos del lobo sino que no deben dañar a nuestra “gran casa”, el planeta. 

En diferentes encuentros científicos y cumbres se establece un límite al calentamiento global y se reconoce el CO2 como el gas que más contribuye al calentamiento global. Se decide reducirlo como principal estrategia para alcanzar el objetivo de subidas de temperatura a 1,5º máximo para 2050.

En ese contexto, la UE establece su estrategia de mitigación del cambio climático por medio de la reducción de las emisiones de su principal causante, la “huella de carbono”.

Este concepto, acuñado en la década de 1990 por el ecologista canadiense William Rees y el planificador regional suizo Mathis Wackernagel en la Universidad de Columbia Británica, se expresa como una medida de peso. Un ejemplo: toneladas de CO2 o CO2 equivalente por año y mide el impacto que una actividad genera sobre el medioambiente. 

¿Cuál es la relación entre los árboles, la madera  y el carbono? 

Si a un tronco le quitamos toda la humedad el 70% de sus estructura es carbono. Por eso se dice que un árbol o un conjunto de ellos, un bosque, es un depósito de carbono y que, aún cortado y puesto en una construcción, lo mantiene en su masa como se puede apreciar en el siguiente vídeo “Follow the tree”.

Wood for Good - The Story of the Tree

Hasta el momento la industria de la construcción no ha estado obligada a hacer frente a las ineficiencias de sus procesos en relación a la huella de carbono. Está ubicado en lo que se denominan “sectores difusos”. 

Esto en el futuro cambiará por el alto impacto de las construcciones en todo su ciclo de vida y esta actividad deberá estar enmarcada en el mercado obligatorio de emisiones donde cada tonelada de CO2 se mide en bonos de carbono o CERs (Certificado de Reducción de Emisiones).

Este cambio predecible producirá una nueva variable en los presupuestos de las construcciones. Además, seremos testigos de modificaciones en las normativas que ya se aplican en alguna ciudad europea como Burdeos y que ya se están estudiando en algunas ciudades españolas como Valencia y Lugo, cambiando de una normativa térmica a una medioambiental y que afectarán directamente a la elección de los materiales y del sistema constructivo.

Como menciona el arquitecto David Sebastian en su libro “Construir en altura en madera.”

…es necesario un nuevo paradigma donde se vincule rentabilidad y sostenibilidad. Dicho de otro modo, una edificabilidad inversamente proporcional a las emisiones y consumo de recursos. Un modelo con el que se pueda densificar las ciudades y permitir su progreso, pero limitando su crecimiento y ocupación desmesurada en el territorio al mismo tiempo. Un modelo donde la mala gestión de recursos sea penalizada de manera mecánica, e inversamente, una gestión responsable de recursos se vea beneficiada” 

Y representa gráficamente esta postura.

Con todos estos antecedentes y en este contexto de emergencia climática en que estamos inmersos es necesario pensar diferentes estrategias para reducir la huella de carbono.

“Si la madera no existiese tendríamos que inventarla” dice nuestro CEO Octavi Uyá. Es un  “supermaterial al que ninguna aleación moderna ha conseguido batir” explica este reportaje y así muchas y muchas aseveraciones de universidades punteras, arquitectos y científicos.

Con todo esto repetimos, afirmamos y compartimos lo que dice el arquitecto Alex De Rijke:

“El siglo XIX fué el siglo del hierro, 

el siglo XX el del hormigón, 

y el siglo XXI será el de la madera técnica ”.

Descubre por qué la construcción en madera es un factor clave dentro del Woodea Production System

Building construction, wood framing structure at new property development site
20/12/2022 by Woodea 0 Comments

Woodea y el siglo de la madera en la construcción

…o cómo el cuento de los tres cerditos ha afectado al planeta

Parte 1

El cuento clásico hecho película por Disney en 1933 ha creado un concepto erróneo del uso de la madera en la construcción, ya sabéis…”y sopló… sopló…

Establecido en el subconsciente colectivo que las casas construidas con madera son frágiles, asociado a personas con baja capacidad de trabajo y que deben recurrir a otras más previsoras que viven en casa de ladrillos, el cuento ha definido como “éxito” las construcciones de albañilería y, más aún, las de hormigón, acero y cristal que permiten ver al resto de los mortales desde las torres del triunfo, cuya representación más acabada son los rascacielos.

Pero el lobo cambió y hoy el lobo a quien todos debemos temer es la crisis medioambiental y la salud del planeta.

Y la madera cambió, pasó de ser solo “madera” a ser “madera técnica”, una nueva forma de utilización del material en la construcción con máximo aprovechamiento y utilizando aquellos sobrantes que no tenían valor anteriormente.

Desde los años ’90 se empiezan a acuñar términos como GLULAM y acrónimos como DLT, NLT y el más conocido CLT (Cross Laminated Timber) que no es otra cosa que tablas de madera ensambladas y pegadas por sus lados cortos y vueltas a pegar por sus lados largos, conformando un panel continuo de madera que se pega y prensa con otro panel en la otra dirección (a 90 grados) en múltiples capas impares de espesores hasta 0,30m y de tamaños hasta 16m x 3,5m de ancho.

Las construcciones realizadas con este material podrían resistir tranquilamente los ataques del lobo del s. XX (resistencia y precariedad; y los soplidos del lobo) y los del s. XXI (principalmente crisis medioambiental).

Aún reconociendo los beneficios de la construcción en madera técnica para atacar al lobo mayor, el del s. XXI, el de la crisis medioambiental, quedan resquicios de años de “los tres cerditos” del s. XX, preconceptos que hay que cambiar a partir de la información: fuego, resistencia, durabilidad, deforestación, precio…

Madera en la construcción: resistencia al fuego

Podríamos extendernos mucho sobre esto, pero actualmente existen parques de bomberos realizados en madera ¿es suficiente prueba? Pero vamos a entrar un poco más en detalle.

La madera tiene la capacidad de, al quemarse, hacerlo con un comportamiento muy predecible (0,7 mm/min) que permite planificar muy bien las dimensiones de las  estructuras frente al fuego para garantizar la seguridad.

Además, presenta una excelente resistencia a la penetración del fuego debido a su baja conductividad térmica y a su capacidad de formar una capa carbonizada superficial (pirólisis) que permite mantener sus propiedades físicas y mecánicas por mayor tiempo que estructuras de acero y hormigón.

Incluso hay un efecto más: la acción del fuego aumenta por deshumidificación de la capacidad resistente, ya que la resistencia de la madera es inversamente proporcional al contenido de humedad.

¿Cómo una empresa como Woodea, nacida en el seno de Zubi Labs, cuyo objetivo es el impacto positivo y la sostenibilidad, puede apoyar a que se talen bosques? ¿Qué sucede con la deforestación?

La madera que utilizamos en nuestras construcciones proviene de bosques certificados. En estas plantaciones se cortan solo aquellos ejemplares que fueron “ordenados” mediante un plan forestal, plantados hace 30, 50, 70 o 100 años con ese fin y que, a partir de una silvicultura responsable (cultivo forestal), ayudan a la regeneración de los bosques ayudando a mantener secuestrado al carbono.

Existen dos grandes sistemas de certificación global, PEFC (Programme for the Endorsement of Forest Certification) y FSC (Forest Stewardship Council), que custodian tanto el aprovechamiento de los bosques como la trazabilidad de todos sus productos. En algunos casos van más allá vigilando por el respeto por los pueblos originarios, la ética y el aprovechamiento, inclusión etc. Esos sellos pueden apreciarse en casi todos las maderas y envases de papel que hay en el mercado.

A partir de una silvicultura responsable y bien gestionada, protegemos la salud de nuestros bosques, facilitando la fijación de poblaciones en entornos rurales y frenando la despoblación del territorio a la vez que proporcionan una buena gestión frente a los incendios.

Pese al aumento en la demanda de madera para la construcción y otros múltiples usos, en la mayor parte de los países desarrollados cada año se regenera mayor superficie de bosque que la que desaparece, ya sea por plantación o por regeneración natural.*

* Fuente: Informe de evaluación de los recursos forestales mundiales 2020 de la FAO

Madera en la construcción: mantenimiento y durabilidad

Ya quedan lobos mucho menos violentos con los que lidiar…

¿Qué sucede con el mantenimiento? La madera es un material natural y, en contraposición a otros materiales artificiales que casi no envejecen, cambia su aspecto con el tiempo, aunque podemos utilizar medios tecnológicos al alcance de todos que retrasan este envejecimiento (termotratamientos) o utilizarla previamente envejecida para que no cambie de aspecto.

¿ Y la durabilidad de la madera? Actualmente existen ejemplos que demuestra que la durabilidad no es un problema para la madera como material de construcción. Podemos estudiar el complejo de templos llamado Hōryū-ji en las proximidades de la ciudad ciudad japonesa de Nara con cinco pisos construidos alrededor del año 600 DC. Otros 26 edificios en el complejo fueron construidos antes del 800 DC.

En cuanto a la resistencia, en el cuento si el lobo fuera un terremoto y las tres opciones de viviendas se sometieran al mismo esfuerzo, el final cambiaría. Seguramente en este caso la vivienda de madera sería la opción más segura, por su mayor ductilidad frente al ladrillo y al hormigón.

Esto se produce por dos motivos, el primero es que las fuerzas sísmicas son proporcionales al peso del edificio y el peso de la madera es sustancialmente menor que el de otros materiales (una estructura de madera puede pesar hasta 5 veces menos que una de hormigón). El segundo motivo es que la madera tiene una gran capacidad elástica, puede absorber importantes deformaciones antes de su fallo.

Estos dos elementos confluyen para hacer de la madera técnica un material altamente recomendable para zonas sísmicas.

Si seguimos presentando las bondades de la construcción en madera, un material que se regenera naturalmente los 365 días del año, que crea valor en zonas poco pobladas, que es un “botijo” de carbono, que es maleable y resistente, preciso, muy industrializable, con el que se pueden construir nuevas  arquitecturas y crear ciudades sostenibles, con edificios sanos, que aportan bienestar a sus habitantes y que una vez terminada su vida útil se puede desarmar o reutilizar parcialmente o reciclar, seguramente veríamos al “cerdito práctico” trabajando en una nave cercana para montar su vivienda de madera mucho antes de que llegue el lobo.

No podemos concluir este artículo de otra forma que sumándonos a la llamada a la acción de la Bauhaus europea y el movimiento “Wood4 Bauhaus”:

Reforesting the Planet, retimbering the City

Descubre por qué la construcción en madera es un factor clave dentro del Woodea Production System